ROPA EN CULTIVO DE CANNABIS.

«EL CONTAGIO ES LO SENCILLO, LO DIFÍCIL ES COMBATIR LO QUE VIENE DESPUÉS»

¿QUÉ LLEVAS PUESTO?

Pongamos que llegas a casa, tras finalizar tu jornada de trabajo en el campo. Recuerdas que tienes que ir a regar tus platas de cannabis, y vas, y lo haces, finalmente terminas. Tus plantas están perfectas, estás muy content@ y orgullos@ de tu trabajo y de tus plantas, fuertes… sanas… y tan resistentes…

Entras en casa. Hoy ha sido un día duro de trabajo, pero menos mal que, por lo menos tus queridas plantas de cannabis están perfectas.

Pero, has sembrado.

Para llegar hasta tu zona de cultivo, has tenido que pasar por: las plantas de calabacín con oidio de tu trabajo, y a demás por la entrada de tu casa, en la que hay rosales, que… casualmente, también tienen oidio.

En dos o tres días, comienzas a ver rodales blanquecinos y polvorientos en tus queridas plantas de cannabis… ahora te toca luchar contra este fastidioso hongo, y no lo vas a tener fácil, ya que el rocío te va a complicar las cosas.

ENTONCES…

Ya hemos mencionado anteriormente, que uno de los medios más comunes de propagación, es nuestra propia ropa, también, de la importancia de tener un mono o ropa de trabajo específicos para tu cultivo de cannabis, y a demás parece una locura, pero, también el calzado debería ser exclusivo. Quizás con unos guantes… pueda ser suficiente, pero nada es suficiente cuando hablamos de micro esporas y milimétricos insectos, deseando un nuevo hospedador.

Tu mono o ropa de trabajo, han de estar siempre limpios, utiliza también unos guantes de goma que puedas lavar después de cada uso, o si lo prefieres úsalos  desechables.

Si te lo puedes permitir, ten un armario con tu ropa exclusiva para tu cultivo.