Pulgón

Existen varios tipos de pulgones que atacan al cannabis, pero todos actúan de igual forma. Pueden verse a simple vista, aunque los de color verde se camuflan muy bien. Suelen encontrarse en tallos y en el envés de las hojas. Estos se alimentan de la savia de la planta, debilitándola y provocando retraso e el crecimiento, marchitez de hojas y brotes tiernos. La hojas se enrollan, amarillean o marchitan. Si no son controlados a tiempo pueden llegar a producir la muerte de la planta. Pueden transmitir enfermedades. Sus excrementos son alimento para las hormigas, si las encuentras en tus plantas puede ser un indicativo de la presencia de pulgón. Hay suficientes productos químicos para combatirlos como por ejemplo pirimicarb, imidacloprid o flornicamid. También podemos recurrir a la lucha biólogica ya que sus depredadores naturales son el Aphydius ollemani, Aphidoletes aphidimyza o Cocinella septempunctata, Crisopas u hongos como Verticillium lecanii y Beauveria bassiana.