SALUD EN EL CULTIVO DE CANNABIS

La salud en el cultivo de marihuana es algo esencial.

Tus plantas también son susceptibles al estrés, al igual que a ti, también les afectan ambientes muy calurosos o muy fríos, humedades muy altas o excesivamente bajas, más o menos horas de luz de las que necesitan; exceso o deficiencia de nutrientes… hasta que finalmente bajan sus defensas y enferman. ¿Y, cómo lo hacen? ¿Cómo podemos saber que nuestras plantas de marihuana no están sanas? Pues, abren la puerta a todo tipo de hongos; los insectos se aprovechan de esas circunstancias y proliferan en ellas; se espigan o no crecen; florecen más tarde o más temprano de la cuenta; su coloración es apagada o «radiactiva»; se caen sus hojas; sus formaciones florales no se hacen densas, ni compactan lo suficiente, etc.

En definitiva lo que aquí venimos a contar, es que la finalidad de cultivar marihuana ya la sabe quién la cultiva, lo cierto es que para alcanzar el objetivo final, necesitamos que la calidad de vida de nuestras plantas sea la mejor posible. Podríamos ponerles música clásica, tomarnos un café sentad@s junto a ellas y contarles cosas bonitas… todo por su salud y por nuestro objetivo.

Al fin de al cabo son seres vivos susceptibles que sienten y perciben su entorno.