¡La limpieza es fundamental!

Existe un gran porcentaje de propagación de fastidiosos huéspedes en nuestros cultivos. Esto, es debido a:

-Utensilios y herramientas contaminadas.

-Calzado, ropa, pelo, piel.

-Presencia de animales.

-Corrientes.

-Derrames (humedad).

-Maceteros.

-Sustratos reutilizados.

-Acopio de botes, botellas, bolsas, cajas y similares, que ya se han gastado.

-Vehículos, como carretillas…

…. y sobre todo:

¡NO HEMOS DESINFECTADO EL MEDIO DEL ANTERIOR CULTIVO, ANTES DE INSTALAR EL NUEVO EN EL MISMO LUGAR!

Una vez hayamos retirado nuestra cosecha, el trabajo no ha terminado, es el momento de limpiar, desinfectar y esterilizar el medio de cultivo.

Para ello desalojaremos toda la zona de cultivo y retiraremos algunas cosas, como pueden ser por ejemplo los maceteros, productos… y desconectaremos de la corriente los equipos, porque… ¡VAMOS A DEJARLO TODO COMO LOS CHORROS! y para ello emplearemos líquidos, que no queremos que nos jodan nada.

La lejía textil, es nuestra mejor aliada para estos casos, eso sí asegúrate de hacerte al menos con unos guantes y mascarilla. Esta lejía desinfecta de lujo, y además no deja prácticamente residuo. Friega el suelo, limpia paredes con un paño y la mezcla de lejía-agua (el agua siempre fría, ya que caliente anula parte de sus agentes desinfectantes).

Si tienes armario, igual, limpia de arriba a bajo, por dentro y por fuera, y también la habitación en donde se encuentra, puertas, ventanas, paredes, armarios empotrados, suelo… No te olvides de las estanterías y soportes empleados para tus productos y utensilios.

Fuera del medio de cultivo, es muy importante que desinfectes con la lejía, los maceteros, bidones de riego, y que higienices exteriormente los productos que no hayas gastado y quieras volver a introducir en el cultivo.

Desinfecta herramientas, lo suyo es con un soplete, eso las esterilizará. Pero si careces de uno, también puedes utilizar alcohol y un paño. Es aconsejable que uses exclusivamente un juego de herramientas, como tijera de poda, para tus plantas.

Es muy importante además, que si has tenido plaga, hongos, o alguna enfermedad, no reutilices la turba que hayas retirado de los maceteros, ni las salchichas de coco, ni cualquier otro sustrato contaminado. Aunque tengas que invertir de nuevo, hazlo, te saldrá a cuenta.