HONGOS VASCULARES

Estos hongos se caracterizan porque penetran por las raíces y se instalan en el xilema, marchitando parcialmente la planta, según los vasos obstruidos. En cannabis el ataque más importante lo realiza Fusarium y Verticillium que es menos común. Ambos provocan y actúan de forma similar. A excepción del Fusarium, Verticillium no tiene tratamiento.

Fusarium y Verticillium

El suelo, sustrato o turba es el medio donde residen. Afectan al tallo, pudren la raíz y producen marchitamiento vascular.

Los síntomas aparecen como pequeñas manchas irregulares y oscuras en las hojas basales, que pronto se vuelven cloróticas. Los síntomas de marchitez comienzan con las puntas de las hojas enrollándose hacia arriba. Luego se secan, tomando un color amarillo bronceado y cuelgan de las plantas sin desprenderse. Los tallos también toman un color amarillo bronceado, y si se los corta el xilema presenta una coloración rojo amarronada. Externamente, las raíces no muestran síntomas. Las plantas que mueren pueden quedar parcialmente envueltas en un micelio blanco rosáceo, mientras que las que sobreviven quedan atrofiadas. La temperatura a la que se desarrolla se encuentra entre los 10 y 30ºC, la reproducción óptima es a 20ºC-25ºC. Como tratamiento contra Fusarium podemos utilizar Trichoderma que puede aplicarse junto al Bacillus subtilis. La mejor actuación, como siempre es mantener higiénico y en condiciones óptimas el medio de cultivo.